V Í T O R T E R E S A



Exposición VÍTOR TERESA


El lugar elegido para dicha muestra es el convento de San Juan de la Cruz, típico exponente del barroco carmelitano del siglo XVII. La disposición de esta exposición en continente y contenido se articulan armónicamente, manifestando la rica personalidad de Santa Teresa de Jesús.

Se trata de un trabajo que comenzó hace diez meses y para el cual creamos una comisión de expertos en Santa Teresa de Jesús para sentar las bases doctrinales de esta exposición. La comisión está formada por profesores de distintas universidades, varios Carmelitas Descalzos. La visita a la exposición requiere detenimiento para adentrarse en la figura de Santa Teresa de Jesús y dejarse interpelar por ella, confrontando con la vida de la mística doctora el propio itinerario vital.

En la exposición Vítor Teresa podemos contemplar cerca de ciento cincuenta obras de arte cedidas con gran generosidad por sus propietarios. Además todo el patrimonio artístico de la casa se ha puesto a disposición de este proyecto. Por medio de las representaciones pictóricas, de las esculturas y de la amplia documentación de archivo y biblioteca nos adentramos en el corazón de Santa Teresa de Jesús y también en el corazón de San Juan de la Cruz. Conociendo mejor a estos dos grandes santos doctores de la Iglesia, nos acercaremos mejor a Jesucristo para pertenecer más decididamente a su iglesia.

En la iglesia: El cartel de la exposición está formado por el emblema del famoso Vítor, que en la época romana significa aclamación popular a una persona por méritos propios. Andando los siglos, la Universidad salmantina, que en este mismo año celebra el 800 aniversario de su fundación, y también otras universidades, acogieron este emblema romano para dedicárselo a los doctorados universitarios. Esta aclamación está bien destinada a la santa andariega en los dos aspectos que la misma tiene: aclamación popular por sus méritos y también por haber recibido el doctorado por la Universidad salmantina el año 1922, convirtiéndose en la primera mujer doctora honoris causa.


Una hermosa imagen de Santa Teresa de Jesús procedente de la catedral de Salamanca da la bienvenida al visitante que inmediatamente se adentra en el inicio de la vida de la santa y en su historia familiar representada en árboles genealógicos.


Hermosa pintura y magnífica escultura de Jesucristo con la cruz a cuestas, ambas piezas contemporáneas en la santa indican, que desde su infancia recibe la riqueza de la fe cristiana, en la cual la presencia de la virgen María ocupa, después de Jesucristo, un lugar principal. La bella imagen de Salvador Carmona representa la presencia de la Virgen María en la vida de Santa Teresa desde su infancia.

Del siglo XVI es también el Cristo atado a la columna que nos indica un momento de especial conversión en la vida de Santa Teresa. Al lado del mismo, un retablo con la escena de la conversión de la Magdalena, señala la devoción de la santa por los santos que antes de serlo fueron grandes pecadores. Así manifestamos la doble dimensión que la conversión tiene en la vida cristiana; carácter permanente y a la vez momentos importantes de especial conversión. La conversión consiste en ajustar la vida al Evangelio de Jesucristo creciendo en amor. Esta tarea resulta permanente y a la vez precisa de momentos de especial cercanía de la misericordia de Dios.

Dedicamos una sala a las lecturas realizadas por Santa Teresa de Jesús en su infancia y en su juventud. Se encuentran representadas en ediciones de libros del siglo XVI que sabemos que Santa Teresa leyó en su infancia y juventud. Fueron determinantes en su bagaje cultural y espiritual. Las circunstancias históricas acontecidas en el tiempo de la santa provocaron la publicación del índice de libros prohibidos, entre los que se encontraban algunos de los preferidos de Santa Teresa; la tristeza de la santa ante este acontecimiento se tornó en alegría al escuchar en su interior las palabras de Jesucristo manifestándose como libro vivo en el que aprender todas las verdades. Una magnífica escultura de Jesucristo manifiesta la riqueza del Evangelio como libro vivo en el que se aprende la sabiduría de Dios.

La entrada de Santa Teresa de Jesús en el Monasterio de la Encarnación se manifiesta por medio de una pintura del profeta Elías, teniendo en cuenta las raíces originales de la espiritualidad del Carmelo. Inmediatamente aparece la Virgen María en su advocación del Monte Carmelo, representada en diversas pinturas e imágenes de distintas épocas históricas, manifestando de esta manera la su presencia en la vida de Santa Teresa de Jesús.

Un espacio dedicado a San José recoge párrafos del capítulo sexto del libro de la vida en el que Santa Teresa de Jesús esboza su espiritualidad Josefina. Esculturas y pinturas que van desde los siglos XVII al XX recogen representaciones de este santo.

En el centro del templo podemos contemplar un crucificado de gran tamaño procedente de la Clerecía salmantina, y en el centro del retablo una gran imagen de la Virgen del Carmen para tener en cuenta que en la vida de Santa Teresa de Jesús la centralidad la ocupa Jesucristo y junto con Él la Virgen María. Una obra de hermosa orfebrería italiana procedente de Milán es el cáliz que representa al lado del crucificado la entrega de la vida por medio del derramamiento de la sangre.


Adentrándonos en la mística de Santa Teresa, contemplamos el valioso lienzo del siglo XVII del pintor del barroco italiano Lucas Jordan que recoge la escena de la transverberación. Junto a esta valiosa pintura otra de no menos valor artístico procedente del palacio de Monterrey es el retrato del pintor de corte Carreño de Miranda que representa a Santa Teresa de Jesús, escritora.

Del oratorio de la celda que la Santa ocupara en el Monasterio de la Encarnación de Ávila podemos contemplar otra representación de la transverberación de su corazón. Un Ecce Homo procedente del Carmelo de Salamanca. Esta pieza tiene el valor de haber sido comprada por la misma Santa.

En la sacristía mayor hemos instalado la sala dedicada a Santa

Teresa escritora. Sobre la valiosa cajonera de nogal realizada por frailes carpinteros, podemos contemplar dos bustos que representan a Santa Teresa de Jesús y a San Juan de la Cruz. Ambas piezas son del siglo XVII realizadas por el discípulo de Gregorio Fernández Antonio de Paz.

La sala está presidida por una gran escultura de Santa Teresa de Jesús, escritora, de la escuela de Gregorio Fernández. Sobre la cajonera, distintos paneles explican las obras de Santa Teresa de Jesús. Las vitrinas contienen valiosa documentación bibliográfica y archivística. Podemos ver algunas ediciones de las obras de la Santa entre las que destaca la edición príncipe realizada por Fray Luis de León en Salamanca en 1588.
Dos códices recogen magníficas obras de Santa Teresa de Jesús. Uno de ellos es el comentario del Cantar de los Cantares autenticado por el famoso teólogo dominico Fr. Domingo Báñez. Otro códice recoge el Camino de Perfección, teniendo la peculiaridad de estar autenticado por la misma Santa en Alba de Tormes.
Tres cartas autógrafas de Santa Teresa de Jesús son expuestas en diversas vitrinas con su correspondiente transcripción, pudiéndose observar así la peculiar grafía teresiana.

Saliendo de dicha sala encontramos diversos paneles enriquecidos con reproducciones de temática carmelitana que sirven para explicar aspectos fundamentales de las fundaciones Teresianas. Una escultura en bronce del escultor del siglo XX, Antonio Oteiza, representa a Santa Teresa de Jesús andariega de los caminos de Dios, siempre en movimiento en la extensión de la obra reformadora.




En el claustro conventual, típico exponente del barroco carmelitano, hacemos una visita a las fundaciones de Santa Teresa, incluyendo la Encarnación de Ávila, Alcalá de Henares y los diversos lugares que en la provincia de Salamanca están relacionados con Santa Teresa de Jesús y San Juan de cruz.

La visita a dichos lugares se realiza por medio de diversas piezas procedentes de los mismos. Así podemos contemplar: la silla prioral utilizada por Santa Teresa en la fundación de Segovia, un cuadro de la quinta angustia de la fundación salmantina, campanillas del Monasterio de la Encarnación de Ávila, de Medina del Campo y de Beas de Segura, un valioso Cristo de marfil italiano del siglo XVI procedente de la fundación de Caravaca de la Cruz, actualmente en Mazarrón, el cuadro de la virgen hilandera comprado por la santa para la sala de recreación del monasterio de San José de Ávila, con el fin de estimular a las monjas en la necesidad del trabajo manual, el famoso tríptico que contiene el Cristo de la fundación de Burgos, el Cristo que Santa Teresa llevaba las fundaciones y un atril procedentes del Carmelo de Alcalá de Henares, el acta de la fundación de Alba de Tormes, un candelabro de Mancera de Abajo con la peculiaridad de tener grabada en su base el escudo del Carmelo Descalzo, un báculo utilizado por la Santa en Pastrana, la fórmula de profesión de María de San José de Malagón, la arquilla de las elecciones de Soria, el permiso para realizar la fundación de Toledo, un tamboril utilizado por la santa en Sevilla, unas castañuelas y un Niño Jesús de la fundación de Palencia, una talla de la Santa de Medina del Campo, un cobre de la transverberación de las Carmelitas Descalzas de Mancera, un cuadro de la fundación de Villanueva de la Jara.
En los ángulos del claustro pueden observarse diferentes óleos que representan escenas de la vida de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz.

En el refectorio podemos ver diferentes representantes de los colaboradores en la obra reformadora. Un retrato de María Briceño, que fuera maestra de la Santa en las agustinas de Santa María de Gracia en Ávila. Un retrato de la Santa con el padre Baltasar Álvarez simboliza la ayuda prestada por los Jesuitas a la reforma. Un retrato de San Pedro de Alcántara recoge la influencia de la espiritualidad franciscana en Santa Teresa. La sala está presidida por el retrato de los duques de Alba contemporáneos de Santa Teresa: el Gran Duque D. Fernando y la Duquesa Dª  María. Éstos dos personajes históricos representan a todos los seglares que cooperaron con Santa Teresa de Jesús.

Un retrato de Ana de San Bartolomé compendia a todas las Carmelitas Descalzas del tiempo de Santa Teresa de Jesús, extraordinarias figuras en perspectiva humana y espiritual cuya luz particular brilla con auténtica propiedad. Del Desierto Carmelitano de las Batuecas procede el lienzo que representa a los primitivos Carmelitas Descalzos.

Los pintores salmantinos Luis de Horna y Felicidad Montero han cedido varias de sus obras pictóricas para dicha exposición. Dos de ellas se exponen flanqueando un retrato de Santa Teresa de Jesús del pintor decimonónico Angoloti.

Al salir del claustro encontramos un panel que recoge la muerte de la

santa en Alba de Tormes. Después de su muerte, la grandeza de su espíritu se va a extender desde Alba de Tormes hacia Salamanca y desde Salamanca por medio de la universidad hacia España, Europa, y el mundo. Por eso podemos contemplar un lienzo que recoge un viaje de Santa Teresa desde Alba de Tormes hasta Salamanca siendo los ángeles quiénes iluminan su camino.

En la portería: En esta exposición viajamos con Santa Teresa de Jesús, con la grandeza de su espíritu, la riqueza de su doctrina, el atractivo de su persona, la belleza de sus escritos, el embrujo de su

personalidad, hacia Salamanca donde vamos a encontrar, andando el tiempo, el doctorado de la universidad en 1922. Podemos ver una sala dedicada al doctorado salmantino y el doctorado de la Iglesia de 1970, por medio de abundante documentación de ambas condecoraciones teresianas. Imágenes y grabados que representan a la santa como doctora nos recuerdan que era tenida como tal desde siglos antes de las declaraciones oficiales.

En diversas vitrinas podemos ver ediciones de las biografías de Santa Teresa de Jesús que comenzaron a escribirse nada más morir la santa y siguen escribiéndose en el día de hoy. Una serie de grabados junto a la llave real de la urna de plata del sepulcro de la santa recogen diversas escenas a modo de biografía en imágenes de Santa Teresa de Jesús.

En el zaguán conventual podemos ver cuatro relieves con escenas de la vida de Santa Teresa de Jesús y una vitrina con documentación sobre sus diversos patronatos. En otra sala podemos contemplar cuatro obras pictóricas que representan a Santa Teresa de Jesús como escritura iluminada por la luz del espíritu Santo.

El jardín conventual se incluye dentro de la exposición, simbolizando el gusto de Santa Teresa de Jesús por los espacios de la naturaleza; se trata de un lugar de reposo donde poder leer algunos pasajes de
los escritos Teresianos, donde poder descansar contemplando la belleza de las flores y de los frutos. Significamos así la importancia que tiene el jardín o huerto y sus resonancias espiritual en los escritos teresianos. Dicho vergel debe ser regado con el agua de la oración, sacada de un pozo, de una noria, procedente del río o de la lluvia según sea mayor o menor el esfuerzo por regar el jardín del alma en la oración. La belleza interior de la persona es comparada a un jardín o huerto por Santa Teresa de Jesús. En él deben nacer y crecer abundantes flores y frutos que, por sus diversos olores y sabores simbolizan la multitud de las virtudes evangélicas.

Otras dos salas se abren ante la mirada del visitante. Están 


dedicadas principalmente a San Juan de la Cruz, por ser el lugar en el que se desarrolla la exposición el primer convento que al Santo se le dedica en todo el mundo en el siglo XVI. Podemos contemplar una valiosa escultura de San Juan de la Cruz de la escuela de Gregorio Fernández y un grupo escultórico que representa a los dos santos místicos en espiritual conversación. Un crucificado de gran tamaño del siglo XVII simboliza la centralidad de Jesucristo en la vida de San Juan de la Cruz que es descrito en su fisonomía humana y espiritual en un panel de dicha sala.
La última estancia recoge reproduce la celda de San Juan de la Cruz que contiene el sillón utilizado por el santo en Alba de Tormes, recordando así que la fundación teresiana de Alba de Tormes debe considerarse tanto de Santa Teresa como de San Juan de la Cruz.



Un cristo de marfil de grandes dimensiones da paso a la contemplación de un cáliz y de una custodia de orfebrería del siglo XVII, obsequio del general de la orden del Carmelo Descalzo, el Padre Alonso de la Madre de Dios, fundador del convento albense, cuya sepultura se encuentra en la iglesia conventual. De este modo simbolizamos cómo Jesucristo entrega su cuerpo y derrama su sangre por nuestra salvación. Contemplamos una imagen del santo, procedente de la iglesia en la que fue bautizado en su Fontiveros natal. En otras vitrinas podemos contemplar la espiritualidad del santo reflejada en tres imágenes que recogen la representación de la sagrada familia: Jesús, María y José.

Joya de archivo es el códice de las obras de San Juan de la Cruz sobre el que se realizan las ediciones de las mismas y que se cita

como códice de Alba. En otra vitrina podemos ver una edición de las obras de San Juan de la Cruz y otra del famoso curso teológico de Los Salmanticensis.

En diversos paneles recogemos las grandes figuras posteriores a Santa Teresa de Jesús y a San Juan de la Cruz en el pasado y también en el presente. Tenemos también en cuenta la realidad actual de la Orden del Carmelo Descalzo en las ramas de las monjas y frailes.

Tienda de recuerdos: La visita a dicha exposición concluye en un espacio en el que se pueden adquirir libros de los santos del Carmelo y también objetos y recuerdos de los mismos. Esta exposición tiene como objetivo dar a conocer la riqueza patrimonial de Santa Teresa de Jesús y también de San Juan de la Cruz.

En la exposición Vítor Teresa podemos contemplar cerca de ciento cincuenta obras de arte cedidas con gran generosidad por sus propietarios. Además todo el patrimonio artístico de la casa se ha puesto a disposición de este proyecto. Por medio de las representaciones pictóricas, de las esculturas y de la amplia documentación de archivo y biblioteca nos adentramos en el corazón de Santa Teresa de Jesús y también en el corazón de San Juan de la Cruz. Conociendo mejor a estos dos grandes santos doctores de la Iglesia, nos acercaremos mejor a Jesucristo para pertenecer más decididamente a su iglesia.


P. Miguel Ángel, Prior OCD.




En el Principio (Exposición)


En el Principio



     Geología, paleontología y arqueología en el diálogo entre Ciencia y Fe.

Ángel Alindado Hernández, scj.
Verónica Pérez de Dios
Coordinadores

      En 1982, el P. Ignacio María Belda (Novelda, Alicante, 1910 - Alba de Tormes, Salamanca, 2007), religioso de los Sacerdptes del Sagrado Corazón de Jesús, también conocidos como Dehonianos o Reparadores, gran aficionado a la arqueología y prehistoria, inauguró el "Museo didáctico de Prehistoria". El museo alberga cientos de piezas de arqueología, paleontología y geología que el mismo  fue recogiendo en yacimientos peninsulares, europeos y americanos.Distribuidas cronológicamente, Belda deseaba enseñar con ellas a sus alumnos, los jóvenes que se educaban en el Seminario, cómo la vida había evolucionado en la Tierra y cómo esta convicción era compatible con la fe en Dios, origen de todo. Era el primer paso del actual Museo de Arqueología Padre Belda, situado en las ruinas restauradas y ahora llenas de vida del antiguo convento de San Leonardo , hoy Colegio y Seminario de San Jerónimo. El mismo había rescatado aquellas ruinas del olvido, junto con los primeros religiosos dehonianos que habían llegado a Alba de Tormes, y había inaugurado una nueva etapa para el convento jerónimo, lugar de historia de pasado, pero, así, también de futuro. (Tomado del Catálogo de la Exposición)

Cerca de 400 piezas se distribuyen a lo largo de cuatro capítulos, para acercarnos a la humanista personalidad del P. Belda, para buscar al hombre, sus orígenes en el mundo.


Exposición:

Causa de Canonización de una albense.

Mariana de San José


El año de 2017 ha sido muy venturoso para la Causa de la Sierva de Dios Madre Mariana de San José.

El día 14 de febrero tuvo lugar la reunión del Congreso de Teólogos presidido por monseñor Carmelo Pellegrino, Promotor de la Fe en la Congregación para las Causas de los Santos, en la que fueron examinadas las “virtudes heroicas” de esta Sierva de Dios. Los Teólogos las aprobaron por unanimidad, con elogios hacia su persona.

Y el día 21 de noviembre se celebró la reunión del Congreso de Cardenales y Obispos en la misma Congregación, presidida por su Prefecto el Cardenal Amato, para estudiar también las “virtudes heroicas” de la Madre Mariana de San José, en la que dieron su voto afirmativo. Se está a la espera de que , con la autorización del Santo Padre Francisco, la Congregación promulgue próximamente el pertinente Decreto aprobatorio, y así podamos llamarla Venerable.
                Pero también el año 2018 es muy especial ya que se cumplen 450 años del nacimiento de la Madre Mariana de San José. Fue el 5 de agosto de 1568, día de Nuestra Señora de las Nieves, cuando nació en Alba de Tormes (Salamanca) la niña Mariana de Manzanedo y Maldonado, que habría de ser la fundadora de las Monjas Agustina Recoletas y llegaría a alcanzar cotas espirituales muy altas. Su madre murió, a consecuencia del parto, el día 15 del mismo mes, solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora, y al día siguiente, el 16 de agosto ella recibió el Bautismo en la parroquia de San Pedro Apóstol de la Villa.

Se da la circunstancia  de que su padre en 1570 vendió (donó) la casa en que había nacido Mariana para formar parte del monasterio que estaba tratando de fundar en Alba de Tormes Santa Teresa de Jesús. En este monasterio moriría la Santa doce años después.

Al morir su padre, en octubre de 1576, entra como educanda en el convento de Santa Cruz de Ciudad Rodrigo. Toma el hábito de agustina el 9 de febrero 1587 y el 16 de febrero 1588 profesa como religiosa.

En 1596 es nombrada maestra de novicias y el 19 de noviembre 1599 es elegida priora de su convento. Sale de Ciudad Rodrigo el 16 de abril de 1603 para la primera fundación recoleta y el 8 de mayo de 1603 se abría el convento de Éibar, con el priorato de la Madre.

El 23 de mayo de 1604 profesa en la nueva forma de vida recoleta y en junio del mismo año llega a Medina del Campo para iniciar la segunda fundación.

El 22 de enero de 1611 se traslada a Madrid como priora en el convento de Santa Isabel y el 4 de febrero del año siguiente pasa con cuatro religiosas a la Casa del Tesoro, mientras se edifica La Encarnación.

Se traslada el 2 de julio al recién terminado convento de La Encarnación. En 1616 se publicaron las Constituciones, aprobadas el 13 de julio de 1619 para La Encarnación por el Papa Pablo V y confirmadas para los demás monasterios por el Papa Urbano VIII.

En el año 1627 se imprimen los Ejercicios espirituales y repartimiento de todas las horas.

El 11 de junio de 1629 llegan a Carmona (Sevilla) las religiosas de esta fundación y el 11 de junio de 1634 culmina la fundación de Pamplona.

El 30 de marzo de 1638 la Madre comenzó a sentirse mal y muere entre 12 y 1 de la madrugada del 15 de abril de 1638. Se la entierra por la tarde. En el mes de mayo de 1638 es elegida en su lugar Aldonza del Santísimo Sacramento, que inmediatamente comienza a promover la recogida de testimonios.

En junio de 1644 se reconoce el cadáver, que es hallado incorrupto. El 27 de abril de 1993 se inicia en Madrid el proceso diocesano para su canonización que se clausuró en el año 1996.

 El 13 de julio de 1982 el Ayuntamiento de la villa dedicó una calle a la madre Mariana, la más cercana al lugar donde nació.

 Sobresale la intensidad de su experiencia mística y la altura espiritual de sus escritos por encima de los ajetreados acontecimientos en los que le tocó intervenir, especialmente como fundadora de la Agustinas Recoletas y como Priora de los seis monasterios en los que personalmente estuvo, y participando también en las iniciativas de otros ocho que se fundaron en su tiempo, seis de la propia Orden y dos de otras Órdenes nuevas.

ASÍ ERA… y así es

                Los testimonios de quienes la conocieron confirman que la Madre Mariana era un dechado de virtudes. Una testigo, entre otras varias, la describe así:

                “Grande en todo; que, cuando nuestro Señor no le hubiera dado tanto de sobrenatural como la dio, bastara para ser muy cabal y perfecta las partes naturales de que la dotó, así en las de entendimiento, prudencia, madurez, gobierno, apacibilidad y gracia como en todas las demás”.

            
   Oración (Para la devoción privada)
 

Padre y Señor nuestro, te damos gracias porque
En la Madre Mariana de San José nos has dado
un modelo de vida oculta en ti y una maestra
de oración y de caridad hacia los desanimados;
te suplicamos por su intercesión, para mayor
gloria tuya y salvación de las almas, la gracia
que te pedimos y su pronta glorificación
en la tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén




Año Jubilar Teresiano

Ensemble de Cuerdas de la OSCyL




         La Orquesta Sinfónica de Castilla y León refuerza, en cada nueva temporada, su compromiso territorial para llegar a más público en las nueve provincias de nuestra Comunidad. Posicionada entre las mejores en la liga de las orquestas españolas, la OSCyL protagoniza actualmente su vigésima sexta temporada con la excelencia artística como punto de partida, además de la internacionalización y la búsqueda de valor constante.

        El concierto en la iglesia de la Anunciación del Ensemble de Cuerdas de la OSCyL, formado por catorce músicos, se enmarca en las acciones que la Junta de Castilla y León está impulsando para conmemorar y promocionar, en los ámbitos nacional e internacional, el Año Jubilar Teresiano, con el objetivo de aumentar su repercusión, tanto en Ávila como en Alba de Tormes.

        La OSCyL nos trajo anoche hasta nuestra querida Villa un  programa donde están representados los siglos que más han contribuido a legar obras maestras al repertorio (XVII, XIX y XX). Así, disfrutamos de gran variedad de estilos: desde el famoso Concierto de Navidad  de Corelli, a los modos inconfundiblemente británicos de Warlock; desde la potencia de Brahms a la alegría de vivir de la familia Strauss y de Carlos Gardel; o la hispanidad sui generis este Don Quixote de Telemann combinada con un conjunto final de obras populares típicas de la Navidad; todo lo cual articula un concierto muy variado y con emotivas referencias a las temáticas populares.

         En el concierto estuvieron representados la Junta de Castilla y León con la consejera de Turismo y Cultura de la Junta de Castilla y León, María Josefa Garcia Cirac, el prior de los Carmelitas Descalzos, Miguel Ángel González, el alcalde de Alba de Tormes, Jesús Blázquez y la portavoz del Partido Popular, Concepción Miguélez, acompañados de otras autoridades.


Enlaces:

           Don Quixote. Obertura

           Adeste fideles